Las empresas de rehabilitación de fachadas en Móstoles tienen la sobre tarea de, por un lado, reparar los daños de los frentes de las casas y edificios, y por el otro, protegerlas frente factores tan diversos como los rayos solares, la lluvia o agentes externos como la polución. Por todo ello es necesario seguir ciertas pautas a la hora de elegir una pintura para cuidar e impermeabilizar las fachadas.

Todas las construcciones edilicias se mueven y por más ínfimo que sea el movimiento, puede generar grietas y fisuras superficiales. Para evitarlo, es necesario utilizar impermeabilizantes que contengan resinas de alta resistencia y elasticidad que sean capaces de generar una película protectora duradera que acompañe dichos desplazamientos estructurales.

Tal como nos explican en Odeón Rehabilitaciones Integrales, S.L., los muros de las construcciones necesitan respirar pero al mismo tiempo no sufrir filtraciones que puedan afectar gravemente su estructura. En este sentido, las pinturas de acrílico son las más utilizadas debido a su alta resistencia a los agentes atmosféricos y a la alcalinidad de las paredes, cualidad ésta que con el tiempo puede llevar a la decoloración de las mismas. 

Según esta empresa de rehabilitación de fachadas en Móstoles, el color de la pintura es también importante a la hora de reparar daños en los frentes de edificios. Así, los pigmentos derivados de ferrites como ocre, marrón, negro o colorado son más resistentes a la alcalinidad que otras tonalidades como azul, amarillo o naranja. Además, es importante valorar el estado de las paredes ya que si la pintura presenta algún problema puede ser consecuencia de una patología subyacente.

Por último, destacar que luego de la reparación es aconsejables dejar un tiempo razonable para secar antes de pintar y aplicar fijadores y selladores.