La rehabilitación de edificios en Móstoles o en cualquier otro punto de nuestra geografía es bastante común. Piensa que cualquier municipio cuenta con un número importante de inmuebles antiguos, a menudo deteriorados o demasiado anticuados. En ese sentido, cada vez que caminas por las calles de tu ciudad, seguro que te has planteado en alguna ocasión si la opción de comprar para rehabilitar estos edificios es una idea conveniente, o al menos potencialmente rentable.

Para que puedas determinar si la opción de compra y rehabilitación de edificios en Móstoles es digna de valorar por tu parte, debes tener en cuenta principalmente tres aspectos: el estado de conservación de los mismos, sus precios en el mercado y, por último, sus localizaciones.

1. ¿Cómo está conservado el edificio?

Todo edificio antiguo necesitará presumiblemente de alguna reforma, aun siendo mínima. No obstante, el nivel de deterioro puede variar de forma sensible entre un edificio y otro. Piensa que no solo importa el aspecto superficial: además, debes prestar atención al estado de los cableados, de las cañerías, etc. El nivel de inversión que exige un edificio irá incrementando en función de la cantidad de cosas que deban ser reformadas; así pues, la valoración previa del estado del inmueble se antoja más que fundamental.

2. ¿Dónde está situado el edificio?

Por comodidad y mayor cercanía de los servicios, parece claro que aquellos edificios localizados en las zonas con todo tipo de servicios resultarán más atractivos e interesantes que aquellos otros situados en lugares más aislados, mal comunicados o con carencia de servicios básicos.

3. ¿Cuánto cuesta el edificio?

La demanda de edificios antiguos no suele ser demasiado alta. En ese sentido, es altamente probable que algunos propietarios los ofrezcan en el mercado a precios muy asumibles.

Si encuentras alguna oportunidad de negocio en este sentido, puedes contactar con nosotros en Odeón Rehabilitaciones Integrales, donde te ofrecemos trabajos de rehabilitación teniendo en cuenta aspectos tan relevantes como son la eficiencia energética, la seguridad, la impermeabilización y el aislamiento de los edificios.