Las empresas dedicadas a realizar trabajos verticales en Móstoles, al igual que en cualquier otra ciudad o pueblo en el que se construyen edificios de una altura considerable, ofrecen un servicio mucho más necesario de lo que en un principio parecería.

Sin estos profesionales, sería imposible realizar cualquier tipo de modificación en las fachadas de los edificios. Desde reparaciones a limpieza, las compañías de trabajos verticales en Móstoles deben contar por ley con personas formadas en gran variedad de aspectos. Es absolutamente necesario que realicen cursos con frecuencia para asegurar a los inspectores que conocen y saben tomar las medidas de seguridad correctas, y es que estos trabajadores ponen en riesgo su vida cada día. Por suerte, existen personas a las que les encanta realizar este tipo de trabajos. A continuación, vamos a ver algunas de las curiosidades más llamativas sobre los trabajos verticales.

Aunque parezca mentira, esta profesión existe desde la construcción de los primeros edificios. Civilizaciones como la antigua Grecia o los egipcios ya utilizaban cuerdas elaboradas con fibras de caña de agua para realizar estas tareas. Más tarde, con el paso del tiempo y el incremento de la altura de los edificios, se fueron implantando nuevas técnicas. Por ejemplo, en el siglo XX surgió en Estados Unidos un método altamente peligroso que consistía en trabajar sobre una tabla de madera que poseía cuerdas a los dos extremos para regular su altura.

Actualmente, las técnicas utilizadas provienen de la escalada y de la espeleología. Además de tener que realizar siempre los trabajos al menos en pareja, cada uno de los trabajadores dispone de arneses con dos cuerdas, una para subir y bajar y otra para de seguridad.

En Odeon Rehabilitaciones contamos con una plantilla de técnicos capacitados, así como con los más novedosos equipos de seguridad para garantizar un trabajo final impoluto y en el menor tiempo.