Es una de las preguntas más realizadas a las empresas de pocería en Móstoles: ¿por qué antes de cambiar el tiempo suelen oler mal las alcantarillas o las tuberías? Aunque muchos piensan que esto no es cierto, que es una leyenda urbana, este mal olor sí que tiene relación con los cambios atmosféricos.

Las empresas de pocería en Móstoles saben bien que se produce cuando se está disfrutando de buen tiempo, cuando hay anticiclón, y se espera un cambio repentino. La presión atmosférica es elevada, por lo que a medida que va disminuyendo antes de que se materialice ese cambio de tiempo, el aire de las tuberías asciende y llega hasta los ciudadanos generando ese molesto olor.

No obstante, el mal olor también tiene mucho que ver con otros factores asociados al tiempo. Cuando hace buen tiempo y la presión es elevada, en otoño e invierno se dan las condiciones perfectas para la formación de la niebla. El aire que está pegado al suelo, donde comienza a formarse la niebla, no se levanta porque la capa que tiene sobre ella es más pesada. Esto también influye en el alcantarillado, que emite malos olores que no pueden ascender y disiparse. Este es uno de los motivos por los que hay más contaminación en grandes ciudades como Madrid.

Igualmente, las alcantarillas pueden oler mal tras llover. En estos casos, el mal olor se produce por el arrastre del agua, con toda la suciedad acumulada, hacia los colectores y las acometidas. El agua, sucia de la calzada, de los techos y viviendas, ocupa espacio en las redes de las alcantarillas, propiciando que los gases asciendan y salgan a la superficie.

En Odeón Rehabilitaciones Integrales, S.L. llevamos años realizando todo tipo de trabajos relacionados con las tuberías. Si necesitas asesoramiento en esta materia, contáctanos sin compromiso y te ayudaremos de forma personalizada.