Los trabajos verticales en Móstoles son una buena solución para la realización de determinados trabajos en edificios. Además, a diferencia de lo que puede parecer a simple vista, se trata de un sistema realmente seguro. Sobre las medidas de seguridad ya empezamos a hablarte en una entrada anterior, pero vamos a retomar este tema para darte más detalles al respecto.

El arnés es otro de los elementos de seguridad indispensables en estos trabajos. Están destinados a detener cualquier caída y pueden estar constituidos por unas bandas, elementos de ajuste y enganche y otros, que se disponen sobre el cuerpo para sujetar al operario en caso de caída y tras la parada. Deben sujetar la región lumbar sin ejercer fuertes presiones.

El cabo de anclaje doble se emplea unido al anclaje de la cintura del arnés, y lo conecta a los aparatos de ascenso, descenso o a una estructura. Los aparatos de progresión se emplean para las maniobras sobre las cuerdas, ascender o descender. También se deben llevar otros elementos de protección, como el casco, la ropa, los guantes y el calzado de seguridad, en función del trabajo a realizar.

Además, es necesario delimitar la zona perimetral de la vertical donde se realicen los trabajos. Para ello se puede usar un vallado de malla metálica o un andamio de protección a la altura de la primera planta (con una lona protectora).

Como ves, a la hora de hacer una reforma exterior en un edificio, los trabajos verticales en Móstoles ofrecen total seguridad y una solución eficaz, que permite ofrecer unos presupuestos más ajustados.

En Odeón Rehabilitaciones Integrales, S.L. contamos con un equipo de expertos con amplia experiencia en este campo. Pero también nos encargamos de proyectos de reforma en interior, tanto en viviendas como en locales comerciales.